WEKO ofrece soluciones para la industria de los materiales compuestos:

Acabado con líquidos

El objetivo

Características individuales para materiales compuestos

Los materiales compuestos se utilizan en los sectores de la automoción, la aeronáutica y astronáutica, construcción naval, medicina, etc. En forma de tejidos y materiales de fibras paralelas, deben satisfacer exigencias individuales de los clientes, tales como conformabilidad, reducción del peso, precisión y unas características de corte o de estampación óptimas. El objetivo es garantizar y potenciar estas características de manera eficiente y racionalizando los recursos gracias, entre otras medidas, a la aplicación precisa y fiable de líquidos.

Acabado con líquidos

La aplicación de líquidos especiales, tales como suavizantes, avivadores, productos ignífugos, aprestos hidrófilos/hidrófobos u oleófilos/oleófobos, abrillantadores, agentes mateantes, aditivos para facilitar el cosido o el punzonado o aditivos para mejorar la conductividad, confiere a los materiales compuestos características especiales.

La solución

APLICACIÓN DE LÍQUIDOS SIN CONTACTO

Los sistemas de aplicación de líquidos WEKO (WFA), tales como WEKO-FLOW con portarrotores WEKO-SIGMA, aplican el líquido con una dosificación muy fina en una o ambas caras y en capas individuales o acumuladas. De este modo se pueden minimizar los tiempos necesarios para eliminar el exceso de sustancias, limpiar o secar instalaciones. Esto le permite trabajar de manera sumamente productiva y flexible, ahorrando al mismo tiempo valiosos recursos. Los sistemas WFA pueden adaptarse fácilmente a diversas aplicaciones y formatos de producto.

La materialización

Los materiales compuestos necesitan WEKO-FLOW y WEKO-SIGMA

Los sistemas de aplicación de líquidos WEKO (WFA) para el acabado de materiales compuestos constan del sistema de suministro de líquido y control de la instalación WEKO-FLOW y el portarrotores WEKO-SIGMA.


Sus ventajas

  • Cantidad de aplicación definida con exactitud y reproducible
  • Gran constancia a largo plazo de la cantidad y la distribución del líquido
  • Reproducibilidad de las cantidades de aplicación
  • Aplicación de los más diversos líquidos
  • Uso económico del medio aplicado
  • Consumo de energía reducido
  • Manejo sencillo